• iStock
  • Shutterstock

Directiva

Directivas de sostenibilidad

Directivas de sostenibilidad para Boll & Kirch Filterbau GmbH y sus colaboradores

La sostenibilidad es un factor de éxito estratégico a largo plazo, no sólo para Boll & Kirch Filterbau GmbH, sino también para sus socios y proveedores. Con la nueva directiva sobre sostenibilidad, se promueve una economía activamente sostenible.

Como fundamento de nuestra actividad empresarial, basamos la cultura de Boll & Kirch Filterbau GmbH en cuatro valores: Entusiasmo, estima, integridad y disciplina. Deseamos que estos valores guíen la acción dentro de nuestra empresa y en nuestras relaciones de negocios. En colaboración con nuestros socios y proveedores, Boll & Kirch Filterbau GmbH desea promocionar y garantizar la innovación y las mejores prestaciones de un modo sostenible. Nuestra filosofía de colaboración se basa en expectativas y obligaciones mutuas: en un primer plano están la fiabilidad, transparencia, comunicación y sostenibilidad. El objetivo de esta directiva de sostenibilidad es, por tanto, unos estándares comunes de rendimiento, tareas de información, y el compromiso de una actividad comercial responsable.

Esperamos que nuestros proveedores directos y socios colaboradores garanticen que sus subcontratistas y proveedores, a su vez, cumplan con esta directiva. Además, la misma se orienta a los principios y convenciones reconocidos internacionalmente, como el "Global Compact" de Naciones Unidas (http://www.unglobalcompact.org) y los estándares internacionales del trabajo ("International Labor Standards"), de ILO (http://www.ilo.org). Por lo demás, todas las actividades empresariales dentro de la cadena de suministros deben cumplir con la legislación local. Cuando regulaciones legales nacionales e internacionales, estándares del sector y la presente directiva traten sobre el mismo tema, deberán aplicarse siempre las determinaciones más estrictas.

Sostenibilidad:

El concepto del comercio sostenible se basa en tres pilares de desarrollo el económico, el ecológico y el social, cuyos efectos están interrelacionados. La Comisión Brundtland definió ya en 1987 el desarrollo sostenible como aquel que “satisface las necesidades de las generaciones actuales sin poner en peligro las posibilidades de que las generaciones futuras satisfazgan las suyas propias”. Aunque el informe fue publicado hace ya 28 años, sus temas no han perdido actualidad.

Contacto

¿Tiene alguna cuestión relativa a nuestra directiva?

Escribir un correo electrónico